english
   
 
Muerte súbita cardiaca  

La muerte súbita cardiaca (MSC) es aquella que se produce de forma repentina e inesperada en la primera hora después de iniciados los síntomas en un individuo que puede o no presentar una historia previa de problemas cardiacos. Se calcula que el 12.5% de las defunciones que se producen de manera natural son súbitas y que en España unas 25.000 muertes anuales se producen por esta causa. De todas las MSC, el 88% es de origen cardiaco. Del total de casos de MSC, el 80% ocurre en pacientes con cardiopatía isquémica o insuficiencia cardiaca. El 15% ocurre en pacientes que presentan una cardiopatía estructural, p.ej. miocardiopatía hipertrófica, miocardiopatía arritmogénica del ventrículo derecho o miocardiopatía dilatada, entre otras, siendo las dos primeras las principales causas de muerte súbita en jóvenes y deportistas. Por último, en menos del 5% de los pacientes, la MSC aparece en pacientes con un corazón es estructuralmente normal (p.ej., individuos jóvenes, teóricamente sanos y atletas de alto rendimiento) pero que presenta mutaciones en los genes que codifican unas estructuras, los canales iónicos cardiacos. En este caso se dice que estos pacientes presentan arritmias de base genética

La causa más común es una taquicardia ventricular que degenera en fibrilación ventricular, pérdida de la conciencia y parada cardiorrespiratoria. La parada circulatoria se acompaña del cese de movimientos respiratorios, aunque a veces pueden persistir, brevemente, movimientos respiratorios jadeantes, convulsiones generalizadas y las pupilas dilatadas y fijas y, en ocasiones, una marcada cianosis.

La mayoría de los pacientes que sufren una muerte súbita y no reciben atención médica fallecen en pocos minutos. Por tanto, Por lo tanto, la prevención de la muerte súbita exige identificar a los pacientes con alto riesgo de padecerla es la mejor forma de tratar la MSC. Dado que la mayoría de los pacientes con un alto riesgo de MSC aparecen en pacientes con un infarto de miocardio previo, es necesario realizar un estricto control médico de estos pacientes a fin de mejorar el aporte de oxígeno y nutrientes al corazón.

El tratamiento de elección es la desfibrilación eléctrica cardiaca a la vez que se inician rápidamente las maniobras de reanimación cardiopulmonar. Dado que el paciente puede recuperarse mediante las maniobras de   resucitación cardiopulmonar , la MSC puede ser recidivante.

Subir

   
 

Síntomas de la fibrilación auricular (FA)

Los síntomas de la FA son diferentes para cada persona, muchas no presentan ningún tipo de síntoma. Ni siquiera saben que tienen FA o que existe un problema, mientras que otros pueden darse cuenta tan pronto comienza. El motivo es que los síntomas dependen de la edad, la cusa de la FA (enfermedad cardiaca, otras enfermedades, etc.) y del gado con que la FA afecta al bombeo del corazón. Los íntomas de la Fa incluyen:

  • Sentirse demasiado cansado o con falta de energía (el más común)
  • Pulso más rápido que el normal o que alterna entre rápido y lento
  • Falta de aire
  • Palpitaciones del corazón (sensación de que el corazón está agitado, late con rapidez o que aletea)
  • Problemas al hacer ejercicio o actividades diarias
  • Dolor, presión, opresión o molestia en el pecho
  • Mareos, aturdimientos o desmayos
  • Mayor necesidad de orinar (ir al baño con más frecuencia)

Subir

 

Complicaciones de la fibrilación auricular (FA)

La FA, por lo general, no es mortal. Sin embargo, cuando las aurículas "fibrilan", se frena la circulación de sangre a los ventrículos lo cual aumenta el riesgo de desarrollar un coágulo sanguíneo. Si el coágulo se desprende del corazón e ingresa al torrente sanguíneo, puede llegar a cualquier lugar del organismo y particularmente al cerebro y producir un ataque cerebral. Esta es la causa de aproximadamente 15 de cada 100 ataques cerebrales. El riesgo de ataque cerebral causado por FA aumenta con la edad y se asocia con otros factores de riesgo, como por ejemplo, la enfermedad cardiaca, la presión arterial alta y un corazón agrandado.